lunes, 11 de octubre de 2010

Corrupción y sobornos en el trabajo

Durante todos los años de experiencia laboral que llevo trabajando siempre me he preguntado cual es la delgada linea que existe entre la aceptación de propuestas legales o corruptas.  Siempre he trabajado en la construcción, y bueno, la verdad es que no puedo desmentir que se trata de un sector claramente corrupto, como hemos ido constatando a lo largo de los últimos años (Aceptación de trajes, relojes, pisos, coches, maletines, etc). En mi caso particular, lo máximo que ha llegado a mis manos es una botella de cava, así que o es que he dejado claro que no me interesan estos temas y me ven como una persona íntegra o es que no han considerado que mi labor pueda beneficiarles en absoluto para los temas que esten tratando en ese momento. Posiblemente sea la segunda, porque siempre existen algun tonto que considera que puede comprarte.

Alguna vez he pensado, que si me ofreciesen el suficiente dinero (más de 6 ceros, está claro y en €) como para dejar de trabajar toda mi vida, a lo mejor me lo planteaba (¿?), pero la verdad es que siempre he antepuesto mi profesionalidad a sentirme señalado como una persona que tiene un precio profesional. Pero está claro que no todo el mundo piensa así.

A mi parecer existen dos tipos de corrupción. La primera es la corrupción del soborno, es decir, aceptas algo a cambio para interferir en una decisión beneficiosa para el que te da ese algo. La segunda es la que no tengo tan clara que sea un sobrono pero que depende del volumen del "algo" pues siempre genera mis dudas y son los famosos "regalos". Los regalos que uno recibe o realice como gesto cariñoso a una antigua o futura relación profesional o sencillamente como agradecimiento después de haber sido contratado, etc.

En mi opinión, recibir una botella de vino de 20 euros pues no me parece que tenga un significado de soborno. Pero si recibes un bolso Prada de 2000 euros como agradecimiento a tu labor profesional, pues la verdad es que aceptarlo o no dependerá de tu grado de corrupción interna. Si lo aceptas, a mi entender, estas entrando en la red del soborno, opción 2.

He hablado un poco de mi experiencia en el sector de la construcción, en el que me han "contado" solamente la punta del iceberg, pero quién no ha escuchado los fabulosos viajes que pagaban las farmacéuticas a los médicos para hacer un congreso en República Dominicana o en La Habana. Realmente nos quejamos de que los políticos son corruptos, pero es que cuando uno cobra en negro unos trabajos o quiere hacer reformas en casa y le pide al paleta que no le haga factura, pues también entramos en esa corrupción, menor pero corrupción.

A nivel empresarial debería existir un código de etica y conducta, que permita a todos los colaboradores de una empresa que sean íntegros. Creo que esto lo podemos relacionar más sobretodo en el ámbito comercial (ventas y compras), que es donde se producen muchas de estas proposiciones indecentes.

Yo creo que para que nos sintamos íntegros, la conducta empresarial ha de ser íntegra. Cómo creo que lo puede ser? Pues por ejemplo:
- No hacer publicidad engañosa
- Explicar claramente cómo y en qué consisten las promociones que realizan
- Respetar la ley de protección de datos
- No realizar regalos poco éticos o como mucho aceptar regalos de poco valor.
- Las referencias a la competencia deben realizarse con respeto
- No vender por debajo de coste
- No realizar espionaje industrial
- Selección de nuestros proveedores en base a su calidad, profesionalidad no en base amiguismos, etc.
- Transparencia en todos los documentos y acciones de la empresa

En resumen, la corrupción y el soborno está ahí y en general solamente tú puedes decidir entrar o no a jugar en ese juego, aunque en algunas ocasiones son las mismas empresas y su cultura organizativa la que te "obliga" (si no quieres perder tu trabajo o pensar en buscar otro) la que decide por ti.

Te animo a que escribas algún comentario sobre el post o lo compartas con más gente si te parece de utilidad.

2 comentarios:

Jaime dijo...

Hola, me pregunto si realmente existe la posibilidad real de conseguir un puesto de trabajo a base de "talonario" es decir, mediante un soborno al responsable de RRHH por ejemplo.

No conozco a nadie en esta situación, pero seguro que existe algún caso. Personalmente, pienso que sí sería capaz de "regalar" algo por un trabajo, aunque no tengo la suficiente "cara dura" para ofrecer un soborno por ejemplo durante una entrevista de trabajo.

Muy interesante la entrada, felicidades por el blog.

Saludos,

David dijo...

Hola Jaime, la verdad es que yo particularmente no me atrevería a realizarlo al responsable de RRHH,y mi consejo seria si tuviese que hacerlo, realizarlo directamente al Gerente, ya que me "recomendaria" directamente.
En mi experiencia he visto como han colocado a personas en puestos solamente por ser el amigo de... o el hijo de... aunque a esto siempre le he llamado "enchufismo".

Sobre la moralidad o inmoralidad del tema se puede abrir un amplio debate, aunque a mi personalmente me molestaría que me señalasen con un cartel de "profesional facilmente sobornable", como muchos que me he encontrado en mi profesión.

Gracias por seguirme,
Un saludo.